contact@bebe2go.com      01.800.BB2GO(22246).66      Chat en Línea    Blog

5 cosas que nadie me dijo sobre la lactancia

im_shutterstock_23403676

Emociones, sentimientos encontrados, conflictos, pero, sobre todo, amor. Se dicen tantas cosas de este tema que sólo puedo hablar sobre mi experiencia. Santiago tiene ya un año y ocho meses de edad y es un “becerro” declarado (por lo tanto, yo me he convertido en una mamá vaca). No ha sido algo sencillo, pero les contaré cinco cosas que han hecho que está experiencia la disfrutemos día a día.

1. Información. Desde mi embarazo, y tal vez debido a mi trabajo, siempre estuve informada sobre la lactancia (revistas, artículos de internet, técnicas, posturas…). Sin embargo, convertirme en una experta sobre el tema no hizo que las cosas fueran más sencillas, porque ningún bebé es igual. Lo que le sirve a uno a otro no y viceversa. Tip: Lo ideal es recurrir a libros, asociaciones, páginas o blogs que te den información verídica y certificada.

2. Paciencia, mi segundo nombre. Escuchar tantas opiniones de todos (familiares, pareja, suegra, amigos, vecinos…) sobre todo lo que debía hacer para lactar perfectamente resultó frustrante. Nadie decía que no eran unos expertos, pero fue agotador. Aun así tuve mucha paciencia y agradecí todas las sugerencias. Tip: No te preocupes, al final del día, ese momento sólo es de tu pequeño y tú. Como mamá, seguramente, tomarás la mejor decisión.

3. Olvide las competencias. “Me sale mucha leche”, “mi hijo se adapta perfectamente”, “mi bebé no se llena”… Frases como éstas las escuché todo el tiempo con mis amigas, mis familiares o incluso, mi mamá. ¡No competí! Tener más o menos leche materna no me hizo una mejor madre. Dar o no dar leche de fórmula tampoco. Usar o no usar biberones con mega ultra tecnología antiderrames menos. ¡Yo soy la mamá ideal para Santiago! Tip: Tranquilízate, la mejor manera de llevar una lactancia correcta es ir de la mano con tu bebé (ir a su propio paso).

4. El tiempo era nuestro. Aunque al principio no resultó la actividad más placentera debido al dolor en el área (a mí me molestaba la espalda de tanta leche que se acumulaba) todo poco a poco se acomoda. Confieso que yo lloraba porque se me hacía algo muy complicado, pero con el paso de los días me volví una experta, podía: comer con una mano, doblar ropa, utilizar la computadora o el celular, maquillarme… Tip: Dedica tiempo a esta actividad para que no lo hagas apresurada y lo disfrutes.

5. Nosotros decidiremos hasta cuándo. La OMS sugiere que la edad ideal para lactar a un pequeño es hasta los dos años de edad. A partir de los seis meses (algunos empiezan antes) complementé su dieta con alimentos sólidos (poco a poco y dependiendo de su edad). Sin embargo, nosotros somos los únicos que podemos decidir hasta cuándo pueden hacerlo (también todos opinan). Tip: No importa la edad mientras ustedes se sientan cómodos.

Comentarios

Comentarios

Natalia Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *