contact@bebe2go.com      01.800.BB2GO(22246).66      Chat en Línea    Blog

5 básicos para una lactancia exitosa

Disfruta este momento al máximo con estos sencillos consejos.

Actualmente, la lactancia se ha convertido en un tema muy importante entre las familias mexicanas. ¡No es algo sencillo! Es un proceso natural y puede representar un momento de conexión increíble con tu pequeño, pero requiere de tiempo, paciencia, constancia, práctica y, por qué no, una que otra lágrima. Santiago tiene casi dos años y como siempre lo digo: “es niño becerro y yo una mamá vaca”. ¿Cómo hemos logrado esto? Aquí te dejo algunos consejos que nos han funcionado.

 

  1. Infórmate. Sitios web, blogs, revistas, libros, talleres… ahora existen infinidad de herramientas que te pueden orientar sobre este tema. Sin embargo, creo que en estos párrafos se resume todo: “La Organización Mundial de la Salud declara que la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más”. ¡Sí, hasta los dos años o más! Te recomiendo que no hagas caso de comentarios erróneos como: “tu leche es pura agua”, “ya no le nutre nada”, “mejor dale un té”… Tú eres la única que puede decidir dónde, cuándo y cuánto tiempo amamantar.

  1. Cuando amamanté a Santiago por primera vez noté las primeras gotitas de calostro, ese líquido aguadito transparente amarillento que es cien por ciento nutritivo para los bebés. Recuerdo que lo primero que pensé fue que tendría litros y litros de leche para mi pequeño, pero no fue así. Tuve que complementar con fórmula porque él no succionaba y no se llenaba. ¡Pero llegando a casa empezamos! Poco a poco, y con muuuucha paciencia, aprendí a cargarlo y darle de comer (únicamente pecho), a acomodarlo para no sentir los jalones que me daba, a sacarle el aire, a taparlo con trapos porque siempre lo ensuciaba con mi leche, a permanecer horas sentada porque, como era a libre demanda, mi hijo todo el día quería estar pegado a mí. Me acuso de que también aprendí a llorar porque era un proceso muy cansado, más en las noches. Pero un día, no sé cuándo ni cómo, mi hijo me enseñó que él también estaba aprendiendo conmigo y que lo habíamos logrado por lo que empezamos a tener una lactancia más tranquila.
  2. Pide ayuda. Ya sé que las moms siempre hemos sido autosuficientes, pero siempre es bueno contar con alguien (pareja, familiares o amigos) que te apoye en esta etapa, sobre todo al principio. Descansa, duerme y empieza a decir la frase: “me ayudas, por favor”. Mientras tú das pecho a tu bebé, alguien puede ayudarte con los quehaceres de la casa, a cocinar, a cuidar a tus otros hijos o simplemente a pasarte una almohada o un vaso de agua.
  3. Equípate. Lo vuelvo a repetir, ¡la lactancia no es fácil! Ahora existen muchos artículos en el mercado que te pueden ayudar en este proceso: cojines, toallitas, sábanas, colchones… Lo que a mí me funcionó fue la mecedora. Sin duda, su balanceo suave facilitó la alimentación de Santiago, así como la implementación de sus hábitos de sueño. En el portal de bebe2go.com puedes encontrar una gran variedad de mecedoras de calidad a precios muy accesibles, como la Mecedora Tuscany con Ottoman Blanco con Gris Swirl (Stork Craft), fabricada en poliéster suave, que brinda una sensación de descanso, además de ser cómoda y duradera. ¡El diseño está increíble!, por lo que también le dará toque de encanto a la habitación de tu hijo.
  4. Relájate. Para lograr una lactancia exitosa es necesario que tengas tiempo para realizarla, ¡nada de prisas! Encuentra un lugar en tu hogar donde tu bebé y tú se sientan tranquilos y puedan disfrutar de ese momento. Aunque al principio creas que esto nunca va a suceder, con el paso del tiempo te convertirás en toda una experta, ¡te lo aseguro! Si lo que buscas es comodidad, la Mecedora Reclinable Piper-Crema (Da Vinci) es una gran opción, ya que tiene movimientos giratorios de 360º, se reclina para brindar más soporte en los pies, y cuenta con un respaldo alto para apoyar la cabeza y el cuello. Además, incluye una almohada lumbar para relajar tu espalda cuando sea necesario.

mecedoras
Encuéntrala Aqui: http://bit.ly/2cCDiNq

Tip final: Lo más importante en el proceso de alimentación de tu hijo es dejar de competir. Ya lo he dicho en otros blogs, no compitas con ninguna mamá o bebé. ¡Todos somos diferentes! Algunas mamás tienen mucha leche, otras no; algunas deben trabajar mientras que otras están en casa cuidando a sus hijos, pero no por ello tienen más tiempo libre; algunos bebés toman sólo fórmula, otros complementan su alimentación con ésta. ¡No pasa nada! Entiende y atiende únicamente las necesidades de tu bebé, eso es lo importante.

Comentarios

Comentarios

Natalia Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *