contact@bebe2go.com      01.800.BB2GO(22246).66      Chat en Línea    Blog

Mientras los espero…

Mientras los espero, una revolución de pataditas y corazones por esta al máximo dentro de mi, que aunque cada vez duermo menos les siento más. Les pienso más –a todas horas -.

 

Todavía recuerdo como si fuera ayer la noche en vela, un dia de marzo que ibamos muy emocionados a ver a nuestro bebé por primera vez, y de repente nos enteramos que Dios no nos premiaba con un solo bebé sino con muchos.

 

Muchos sí ¡ Cuatro bebés se consideran como muchos! Incrédulos todos (hasta el doctor al descubrirlos), pasamos por una montaña rusa de emociones, incertidumbre, alegría, gozo, nervios inexplicables, preguntas y más preguntas ¿Porqué a nosotros?, ¿Iremos a poder? ¿Donde los voy a meter… en mi panza, en mi casa, en mi carro? Ijole, ¿Cómo le vamos a hacer?

Y así empezó este camino tan lindo.. y eso que aún no empieza. Solo es el corazón rebozante de alegría por esperarlos.

A sus nueve semanas, nos enteramos que uno de nuestros bebés había partido para darle más vida y fuerza a sus hermanos. A pesar que sabíamos que esto era posible, sinceramente ya estábamos comprometidos y enamorados de los cuatro, erroneamente nos creíamos ya del otro lado, todos seguros y creciendo. Tristemente así fue la noticia, Dios hace los planes que considera mejor para nosotros, aunque nos cueste entenderlos. Esa noche, fue larga y lenta, dormimos con el corazón apretado pero esperanzados a que nuestros hijos ya tienen un ángel en el cielo que los acompaña desde siempre. Nos costó mucho desprendernos, apartir de ahí, esperamos tres bebés y un angel, ¡Que bendición!

 

Para cuando lo hicimos público, ya era día de las madres y semana catorce, nos tocó ir a verlos y enterarnos que seríamos papás de dos hombrecitos y una princesa, que como toda mujer se hacía del rogar y no se dejaba ver. La respuesta de conocidos y amigos ha sido increible, muchos en shock –como nosotros al principio-, pero mucha buena vibra, solidaridad, alegría y felicitaciones.. Otros pocos, casi nos dan el pesame jajaja.

 

Y así les comparto un poco de lo que he gozado, sentido, llorado y vivido la tan llamada dulce espera. Lleguen cuando quieran mis niños, los esperamos con mucho amor, vengan a enseñarnos todo los que nos falta por vivir.

 

Los amamos.
Martha Liny Verdugo

11 de septiembre 2017.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *