contact@bebe2go.com      01.800.BB2GO(22246).66      Chat en Línea    Blog

¿Cómo despedirte de tus hijos sin causarles ansiedad?

Hace no mucho mi esposo y yo estábamos afuera de la casa con los niños listos para irnos a trabajar. Mi marido se va primero, sube a su carro y mi hija más grande empieza a llorar inconsolable. La abrazo y le explicó que papá va a trabajar y volteo con mi vecina y le digo con un tono de reclamo “Por mi ni llora”.

Ese “por mi no llora” me costó muchos días, horas y minutos de lograr. Les mentiría si les dijera que fue fácil. Antes la entretenía con alguna actividad y me escabullía para no dejarla en lágrimas. ERROR, error garrafal. Claro que a los minutos de aburrirse preguntaba por mi y su mamá ya no estaba. Ella no sabía sí regresaría, ni por qué me fui, ni a donde. Imagínense la angustia. Mi intención nunca fue causársela, sino evitarle un llanto y que equivocada estaba.

Los niños no entienden porqué sus papás tienen que salir. El momento de la separación siempre es difícil. Llámese los metiste a la escuela, te fuiste de viaje, vas al trabajo, vas al café, al súper, o lo que sea que te haga separarte un momento de ellos. Nuestros niños merecen saber la razón. No importa si tienen menos del año y crees que no se dan cuenta o no entienden. La comunicación es crucial para su seguridad emocional, ¿Cómo hacer para que “no lloren por ti”?

Nunca te escabullas. Aunque queremos evitarles la tristeza de vernos ir, es peor la angustia de que te busquen y no estés.

 

Habla con ellos. No importa la edad, aunque parezcan muy chiquitos para entender, los niños entienden la comunicación no verbal y nuestra intención de las palabras. Sin meternos en mucha explicación, cuéntales siempre a dónde vas, por qué te vas, y lo más importante recuérdales que siempre volverás. Al principio te podrá costar algunos llantos, pero todo es parte del proceso de adaptación que ellos están logrando.

Pronuncia con amor y confianza. Es muy importante para su seguridad emocional que ellos te vean segura y confiada sobre todo cuando se trata de un nuevo cambio como dejarlos en guardería o al cuidado de alguien más. Tu explicación debe denotar amor y seguridad para que ellos la sientan así y sepan que mamá siempre volverá.

Despídete rápido. No alargues mucho tu despida. Un buen abrazo y beso lleno de cariño seguido por un “hasta pronto” son suficientes.

Paso a pasito. Otro buen consejo es incrementar poco a poco el momento de ausencia. Las primeras veces puedes pasar 20 minutos, media hora en lo que vas por tu café o simplemente a un mandado rápido. Cuando sea el momento de volver al trabajo o de llevarlos a la guardería, ellos sabrán ya que siempre volverás.

Al principio te va a costar algunas lágrimas, probablemente tuyas también, pero ten por seguro que si sigues estos pasos la angustia de no verte por un momento desaparecerá rápido y se adaptarán felices a todos los cambios.

Por:
Andre Olea
http://andreaolea.com.mx/

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *